Un grupo de estudiantes de la UBA (Universidad de Buenos Aires) ha desarrollado un dispositivo de reanimación cardiopulmonar con componentes locales. El mismo da instrucciones por voz y tiene sensores que monitorean el proceso, además de permitir el envío de mensajes con la ubicación precisa para facilitar la llegada de una ambulancia.

Según datos del Ministerio de Salud, los registros indican que el 70% de los casos de ataque cardíaco y muerte súbita suceden fuera del ámbito hospitalario. En estos casos de extrema urgencia, la persona necesita de atención inmediata. Cada minuto sin atención se traduce en un 10% menos de posibilidades de sobrevivir.

Frente a estas situaciones la mayoría de la gente no sabe cómo reaccionar, pues las capacitaciones para realizar resucitaciones cardiopulmonares no se han extendido en la población argentina, a diferencia de otros países. En alguno de ellos estos contenidos se dan incluso en las escuelas secundarias.

Realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP) de forma correcta, sobre todo si debe hacerse de manera sostenida, requiere mucha energía y puede ser una práctica agotadora. Hacerlo en situaciones complejas, como dentro de una ambulancia en movimiento, es todavía más difícil y el éxito en la técnica empleada puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de un paciente.

Se volvió más común encontrar desfibriladores automáticos en lugares públicos, que guían a personas sin preparación para que puedan ayudar a quien está sufriendo un ataque al corazón. Sin embargo, la principal barrera a su difusión es que tienen un costo de alrededor de 50.000 pesos y solo pueden reanimar el corazón frente a un problema “eléctrico”, como una fibrilación auricular.

Los estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA (Valentín Basilico, Eva Lupi, Nicolás Vago y Lucía Zagasi) consideraron que podía ayudar a combatir esta problemática durante la elaboración de su tesis de grado, para la que desarrolló un dispositivo automático de RCP con componentes nacionales.

Resucit.ar es su nombre y consiste en un dispositivo que hace las contracciones de RCP de forma automática y simple. A diferencia de un desfibrilador estándar, también tiene acción sobre los pulmones, por lo que ayuda a la respiración de forma mecánica.

El objetivo del mismo es poder mantener al paciente con vida mediante la asistencia mecánica hasta que llegue la asistencia médica. Ni bien es encendido, el equipo empieza a dar instrucciones por voz y tiene sensores que monitorean el proceso de reanimación. Además, tiene módulos de GSM y GPS, lo que permite enviar mensajes predeterminados con la ubicación precisa para facilitar la llegada de una ambulancia.

El dispositivo cuenta además con varias ventajas:

  • Sirve como asistencia automática para los paramédicos en lugares de difícil acceso.
  • Al llegar la asistencia médica, se pueda usar un desfibrilador de hospital sin necesidad de quitar el equipo. Está aislado eléctricamente y permite apoyar las paletas en el pecho sin interferir con ellas.
  • El prototipo funciona con hardware libre. Para la producción en serie planean diseñar la plaqueta desde cero.
  • El equipo utiliza baterías de litio con autonomía de 40 minutos. También se lo puede usar enchufado a la red eléctrica.
  • Esta diseñado con componentes nacionales para que pueda ser fabricado en el país
Esto demuestra el enorme potencial que tenemos para lograr desarrollos nacionales, principalmente aquellos relacionados con la salud.