El grupo está formado por estudiantes y graduados de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información de la UTN Buenos Aires. Con el foco puesto en ayudar a niños con trastorno del espectro autista (TEA), han desarrollado una aplicación móvil que hoy es finalista del Concurso de App de ENACOM, y que podría lograr el primer puesto si la votación pública así lo decidiera. 

Sus integrantes son Matías Borges, Juan Brito, Franco Di Stefano y Martín de la Llave. Todo nació como una propuesta de su “Proyecto final” de carrera. Lo que los inspiró fue la experiencia personal de uno de ellos. La esposa de Brito trabaja con este tipo de trastorno en los niños. Según explica el desarrollador: “Ella notaba que los chicos se inclinan a usar la tecnología para comunicarse, interactuar o ver contenidos, más que los métodos tradicionales. Ella buscó aplicaciones para poder trabajar mejor con sus pacientes y no encontró disponibles desarrollos de calidad, o los que encontraba estaban en inglés. Así surgió la necesidad”.

Una de las principales ventajas de PSPECS, según los desarrolladores, es la posibilidad de adecuar la tecnología a la etapa de aprendizaje y orientación que está atravesando el niño. A medida que va avanzando, la tecnología se complejiza para acompañar el proceso terapéutico. “Es común que se comience por la identificación de pictogramas. En la terapia, en el plano físico, utilizan tarjetas. El objetivo de la aplicación es usar la tecnología para reemplazar este entorno analógico por uno digital e ir incorporando otras herramientas, e ir armando frases”, sostuvieron.

Además, otro diferencial que tiene en comparación a otra aplicaciones de mercados es la inclusión de un chat. “La aplicación está diseñada para contener a tres tipos de usuarios; los niños, los padres y los profesionales, -comentaron-. Cuando el niño es capaz de armar frases puede enviarlas por este medio a profesionales y familiares, y recibir ellos también respuestas. Siempre depende de la etapa en que estén y los estímulos que puedan manejar”.

Finalmente, para los profesionales, la aplicación también incluirá la funcionalidad de enviar informes de cómo utilizan sus pacientes la misma. Con esto se busca ayudar a que puedan llevar un mejor control del avance de los chicos en el uso de la aplicación y así poder ajustar donde sea necesario el aprendizaje de este tipo de comunicación.

En conversación con TN, Juan Brito responde:

La idea de la aplicación surgió porque tu mujer trabaja con nenes con autismo ¿Ellos probaron la aplicación? ¿Qué resultados vieron y cómo la fueron mejorando?

Sí, ellos probaron la aplicación. A medida que avanzabamos con el proyecto, mi mujer (Giselle) llevaba en una tablet y en un celular la aplicación y probaba usarla con los chicos.

Por el tipo de afección nunca tuvimos la oportunidad de estar personalmente en la sala con ellos, ya que sería muy invasivo y no seria bueno para los chicos, es por esto que tuvimos siempre las observaciones de Giselle y en algunas ocasiones videos de cómo usaban la aplicación; la verdad que ella fue una gran ayuda para poder probar la aplicación desde un entorno cómodo y sin cambios para ellos.

Lo que nos transmitió en todos los casos fue sorpresa y emoción por parte de ellos, ya que los dispositivos móviles son un lugar de juego para ellos y el ya tener contacto con ellos en la escuela los predispone positivamente a realizar las actividades propuestas; que variaba según cada chico, ya que cada uno tiene un nivel distinto y en algunos casos se podían hacer actividades de pregunta y respuesta, en otros de armado de agenda, etc.

¿Qué necesitan para terminar la aplicación?

Actualmente estamos finalizando la primer versión de la misma, que, si bien no contará con todas las funcionalidades, consideramos que será muy útil en la vida del proyecto, ya que nos dejará contar con más opiniones de profesionales y casos reales.

Es importante para este tipo de aplicaciones para chicos con TEA que no tenga ningún tipo de error por lo que es fundamental que la misma sea escalable, es decir, pueda adaptarse al caudal de usuarios fácilmente. Por ejemplo, hemos desarrollado un chat por medio de pictogramas, único en el mercado, que para hacerlo masivo va a requerir una alta disponibilidad en nuestro servidores.

¿Cómo es el proceso de desarrollo de una app, desde que tienen la idea hasta que el programa está disponible para bajar en las tiendas de aplicaciones?

En primer lugar pudimos identificar una problemática que necesitaba ser atendida. Luego analizamos el mercado para entender si ya había aplicaciones disponibles y que cumplan con las necesidades planteadas, como entendimos que si bien había aplicaciones disponibles nosotros podíamos ofrecer un diferencial importante con nuestra aplicación PSPECS.

Una vez terminado esto empezamos a trabajar en el relevamiento con los psicólogos que colaboran con nosotros en el proyecto para poder armar las especificaciones de cada uno de los requerimientos planteados para luego analizar la factibilidad técnica, que tecnologías son necesarias para llevar adelante el proyecto, si dentro del equipo hay alguien con los conocimientos necesarios, en que debemos capacitarnos, entre otras cosas.

Resueltas estas barreras comenzamos a planificar el trabajo, subdividir el proyecto en tareas pequeñas y estimar cuánto van a demorar las mismas, asignar un responsable a cada una y definir cómo vamos a trabajar dentro del equipo, por ejemplo que medios de comunicación vamos a utilizar, entornos de desarrollo, etc.

Una vez completadas estas etapas se disponibiliza la primera versión para el público en el Play Store de Android, en principio solo hicimos el desarrollo para Android por ser el sistema operativo más utilizado a nivel mundial, pero analizamos sacar una versión para IOS.

La aplicación está parcialmente desarrollada, y se espera que con el apoyo de ENACOM puedan finalizarla para el próximo mes.